POR LA CONTINUIDAD DEL MOVIMIENTO JUNIOR DE A.C. sign now

Comunicado de quienes nos sentimos agradecidos al Movimiento Junior, y reclamamos su continuidad al servicio de los niños, en la Iglesia y en la Sociedad Españolas.

A finales de octubre de 2010 nos ha llegado la noticia de la disolución del movimiento Junior por la conferencia episcopal española. Para quienes hemos pertenecido al Junior, hemos acompañado a los niños y niñas durante estos largos años de su existencia, como educadores, madres y padres, consiliarios, amigos… el hecho es tan sorprendente, tan absurdo y tan ininteligible que nos provoca estupor, rabia, y nos conmueve todos los fundamentos de nuestra vida.

El Junior ha sido determinante para lo mejor de nosotros mismos en la vida: nuestro entusiasmo por el reino de Dios; nuestro amor a los niños y la fe en sus posibilidades; nuestra capacidad de admirar lo mejor en los pequeños; la sabia pedagogía que ha sido decisiva en nuestras profesiones; ha enriquecido nuestra vida, en estos años, haciéndonos dar lo mejor de nosotros mismos en la tarea profesional y educativa, y de compromiso; El Junior una realidad que sólo nos suscita entusiasmo y alegría en medio de todos los defectos y problemas que hayan podido vivirse. Ha sido motor de compromiso, cauce para celebrar la fe, y dinamizador de la mejor ciudadanía que hoy tanto se demanda. Una realidad que ha suscitado en tantas personas lo que acabamos de decir; una fuente de tantos encuentros, de tantos amigos, de tanto amor a las personas,… no entendemos cómo se puede disolver, cuando lo que hace falta es revitalizarlo más y más. En unos momentos en que los niños y niñas, los jóvenes de cualquier sector de nuestra sociedad, se espantan y se distancias de una iglesia que con frecuencia les huele a rancio, que no les trasmite nada que encaje en sus vidas, algo que les resulta extranjero; esta iglesia se permite echar de si a los que, siendo niños y jóvenes, quieren todavía unir su vida y la de la Iglesia de Jesús. No lo entendemos. Y nos rebelamos, y protestamos porque el bien no se puede destruir por los que han sido designados para alimentarlo.

El Junior que es un movimiento que ha despertado y suscitado en cientos, miles de personas, tanta bondad, no se puede aniquilar así: el Junior lleva en sus entrañas y en su historia una lista que es difícil resumir en palabras pero quisiéramos al menos intentarlo:

¿Cómo expresar en palabras tanta alegría en niños y educadores que, precisamente haciendo cosas juntos, realizando actividades que buscaban apoyar al amigo, alegrar al compañero, superar miedos, buscar respuestas a preguntas que en otros sitios no se les daban? ¿Cómo recoger tanta creatividad suscitada, animada, provocada y sostenida en medio de una sociedad que sólo comercializaba y comercializa con lo que necesitan y desean los niños y jóvenes? ¿Cómo resumir tanto afecto profundo, tanta amistad vivida, tanta solidaridad mantenida a veces desde una experiencia de quince días un campamento, y que, 40 años después, sigue viva llenando la vida de los mejores compromisos? ¿Cómo valorar y agradecer la profesionalidad aprendida en la tarea del Junior, y conservada y acrecentada permanentemente en la vida de tantas personas, en los más diversos quehaceres de nuestra sociedad? ¿Qué decir de su pedagogía hecha de esfuerzo, de trabajo en equipo, de atención a la vida y las personas que ha sido decisiva en tanto trabajo educativo y social de nuestra sociedad? ¿Cómo contar la entrega, la gratuidad en su servicio a los niños de tantas personas que han entregado su tiempo, su poco dinero, sus desvelos por acompañar y ayudar a crecer a tantas personas ya antes de que existieses ONGs? ¿Cómo expresar la conciencia que el Junior ha vivido y propagado sobre los Derechos de los niños, reconociendo y favoreciendo su protagonismo en sus barrios, en sus parroquias, en sus colegios cuando eso no era moneda corriente? Antes que España los firmase, ya lo había proclamado el Junior en sus documentos ¿Cómo decir que el Junior vio claro y buscó día a día construir el Reino de Dios, se esforzó por leer el evangelio en la vida real y, desde allí, ha celebrado la presencia de Dios y nuestro encuentro con Jesús?
Porque esta dinámica, esta pedagogía de autenticidad ha estado grabada en todo su quehacer: vivir los valores del Reino, contemplar y valorar la presencia y palabra de Dios que lo ilumina, y celebrarlo alegres. Y vuelta a empezar, o recrear permanentemente, pero siempre sin quemar etapas, sin querer celebrar lo que no existe, sin convertir el evangelio en palabrería. Y así ha sido su compromiso por todo lo que es expresión del Reino, realidad del Reino en el corazón de la vida de niños y niñas, adolescentes y jóvenes: la amistad y la solidaridad con el compañero; los juegos ¿Cómo poder olvidar tanto trabajo por la formación que aunaba la reflexión de los estudiosos y la reflexión recogida de cada militante, niño o joven, que decía su palabra y la compartía con los demás? Cada folleto, cada número de sus revistas, cada cuaderno de canciones, cada plan de formación es la expresión de un quehacer solidario, constante, alegre, comprometido con todos los niños y niñas; y buscando siempre luchar “tras un mundo nuevo” donde los pequeños, los más pobres, fuesen los preferidos. Desde aquí reivindicamos que todo lo que el Junior es y significa para tantos, perviva y no sea disuelto, sino que siga siendo plataforma del Reino de Dios, del Evangelio de Jesús de Nazaret para las siguientes generaciones de niños y de educadores que estén dispuestos a continuar su tarea.

Y lo pedimos porque queremos que lo que fue plataforma de tanto bien para nosotros, niños, educadores o padres y madres, lo siga siendo para tantos niños y niñas, jóvenes y adultos de manera nueva y renovada. Lo decimos muchos que ya peinamos canas pero sentimos el corazón palpitando con la misma energía y vitalidad gracias en parte a lo que bebimos en la confluecia del Junior. Y junto a esta manifestación de agradecimiento al Movimiento Junior queremos expresar que el Junior nació como movimiento especializado de niños y niñas, después de germinar del Aspirantado de A. C. Y se incorporó al movimiento Internacional, el MIDADEN en 1973, estando presente prácticamente en todas las diócesis españolas a través de tantas parroquias y colegios de España. Un movimiento en el que tantos niños y niñas, jóvenes educadores, padres y madres, han crecido en su compromiso cristiano y ciudadano, no puede ser disuelto por los pastores de la Iglesia. Y por eso nos sentimos libres, y con el deber de expresarlo, con toda nuestra fuerza, que no cabe tal disolución, y que mantener esa disolución seria interrumpir la construcción del Reino de Dios en los ambientes de los niños y niñas, especialmente de los sectores más desfavorecidos socialmente pero, por eso mismo, más depositarios de las Bienaventuranzas.

No podemos dejar de recoger aquí, en este comunicado que queremos hacer llega a la Conferencia Episcopal Española, a toda la Iglesia, a la Sociedad en general, a cuantos sientan valioso el mundo educativo y el trabajo con la infancia, breves expresiones de tantas personas que se sienten agradecidos con el Junior, y que nos han trasmitido su sentir y su reflexión ante la noticia de su disolución por los obispos:

“Para nosotros el Junior lo ha sido todo, dentro de él hemos descubierto la importancia de la comunidad, de lo colectivo, de la fiesta, de la lucha, del esfuerzo, del compromiso...., hemos aprendido a reflexionar, a programar, a organizar y pedir para los que no tenían voz en esta sociedad, los más pequeños”. y un descubrimiento de Jesús de Nazaret comprometido con los más pobres.
(Grupo antiguos militantes del Junior y de educadores)

Siempre en torno al Junior ha existido un grupo de jóvenes y adultos que han dejado mucho de su tiempo, de su vida, creyendo que trasmitir valores era fundamental para construir personas, seres humanos. Que el Junior era un espacio donde podía experimentarse y vivirse lo que se teorizaba: la igualdad, la solidaridad, el respeto, el bien común y también una iglesia cercana al evangelio; comprometida, luchadora, que viviese el amor a los demás como el eje de su actuación y la lucha por la justicia como el camino para concretarlo.

Entendimos que los padres debían jugar un papel importante y siempre participaron en coordinadoras, encuentros, incluso llegaron a hacer campamentos familiares que tantos buenos recuerdos nos traen
(Grupo antiguos militantes del Junior y de educadores)

Hemos vivido también el abandono de una iglesia que ha desandado el camino de la encarnación en la sociedad y ya no nos necesita ni nos quiere.
(Grupo antiguos militantes del Junior y de educadores)

Creo que el motivo por el que lo han suprimido o quieren suprimirlo es por falta de conocimiento sobre él. Nunca tuvo la Iglesia en España un Movimiento de militantes tanto de niños y adolescentes como de jóvenes educadores transmisores de la Fé en el medio real de la vida. Como en ese tiempo, que tuvimos la suerte de vivir.
(Educadora)

Si algo se necesita en la Iglesia es un Movimiento como el Junior; la cuestión es que se vitalice la Iglesia para los niños. Yo soy la que soy, seguramente, por el Movimiento que había en A.C. para los niños, que luego fue M.A,C. Y luego fue Junior. Si mi opinión se puede unir a ese manifiesto ahí va.
(Educadora ya jubilada pero no retirada del compromiso)

No se puede entender que tanta vida, tanta experiencia acumulada con alegría y sencillez se pudieran suprimir de un plumazo por medio de un acto administrativo. Es tan absurdo que la Acción Católica se entretenga en cuestiones jurídicas más que en responder a los retos del mundo que cada vez se vuelven más complicados.
(Antiguo educador)

Nos duele, y nos rebelamos contra ello, porque tira por tierra todo por lo que trabajamos durante años y deja sin valor una tarea importante de evangelización, entre otras cosas. Desde luego estoy dispuesta a apoyar todos los comunicados que hagáis en defensa del Junior que queremos y que ha sido una parte tan importante, y hasta decisiva, en nuestra vida.
(Antigua educadora)

Hay que subrayar en torno la Junior que primaba siempre lo vivido -valores evangélicos fundamentales - frente a los debates teóricos.
(Educador)

Reconozco que desde fuera es difícil entender lo que ha sido y  es el Junior, pero es que muchos no han querido ni ahora y de forma constante siquiera asomarse por dentro. (Educador y consiliario)


Cuesta entender y asumir que el movimiento del pederasta Marcel debe continuar.......... y el Movimiento Junior debe desaparecer...

El Junior ha sido, y lo es, un vivero inagotable de Amistad: lo fuerte que se hace, lo sana que se muestra, la duración de la misma.
A veces tienes la impresión de que forma una cadena de la que desconoces el principio y el final; encuentras a personas que han trabajado, respirado, momentos, encuentros muy especiales y..... estuvo en el Junior. Nosotros nos conocimos, nos casamos y tenemos amigos hace 40 años desde y por el Junior.
(Matrimonio del Junior)


el trabajo en equipo, la reflexión, la participación el reparto de tareas, el cuidado de la naturaleza....... y tantas cosas.
(Educadora)

Haber pasado algunos años en el Junior es un regalo. Por muchas razones: amigos, experiencias, formación, maduración personal, anécdotas... Es decir, porque aquello fue un trozo de vida. Y hoy somos lo que somos gracias, entre otras cosas, a aquella militancia. Y además fue divertido.
(Educador)

Podrán acabar con una organización; nunca con una forma de entender el evangelio.
(Educador)

Un gran recuerdo el haber pasado algunos años en el Junior. Por muchas razones: amigos, experiencias, formación, maduración personal, anécdotas... Es decir, porque aquello fue un trozo de vida. Y hoy somos lo que somos gracias, entre otras cosas, a aquella militancia. Y además fue divertido. Podrán acabar con una organización; nunca con una forma de entender el evangelio.
(Educador)

Estas decisiones me cuestionan mi relación con la Iglesia, pero todavía alienta muchas cosas buenas en mí, especialmente en el trabajo con los niños como maestro, en la forma de trabajar en equipo con mis compañeros y en la forma de entender la vida.

Creo que es el momento de dar gracias por todo lo que me ha aportado este movimiento y de manifestar mi descontento y desacuerdo con esta medida.
(Educador)

Y cerramos esos testimonios, entre otros muchos, con este canto a la aportación del Junior a una que fue niña, adolescente y educadora en el Junior. (JR)

MOVIMIENTO JUNIOR: LO QUE YO APRENDÍ: 
Encontré un espacio en el que expresar mi mundo interno, a escuchar y respetar al otro y reflexionar sobre nuestras diferencias y similitudes. 
A dejar de beber un vaso de agua cuando tenia sed, para que no le faltase al compañero, a quitarme el impermeable para que otro se cubriera, a cargar con la mochila un poco mas pesada para aliviar la carga del otro, a resolver problemas usando la iniciativa y la creatividad. 
Allí aprendí a reír y allá aprendí a llorar.  
En el Junior descubrí la AMISTAD y la solidaridad entre los hombres. 
Allí aprendí por experiencia que en el grupo había sitio para todos y para cada uno. 
Aprendí a rezar y a hacer silencio dentro de mi.  
A agradecerle a Dios la grandeza y la belleza de todas sus criaturas, mis hermanos.  
Aprehendí a cantar, conocí la MUSICA como lenguaje universal de todos los hombres.
 
SUPE DEL CORAJE Y DEL ESFUERZO,  
Conocí la GENEROSIDAD, la AUTENTICIDAD y la HUMILDAD 
En ese mundo de infancia y adolescencia yo fui feliz 
Viví intensamente  y empecé a comprender el AMOR en tres pasos: 
AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO: 
AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO. 
NADIE TIENE MAYOR AMOR QUE EL QUE DA LA VIDA POR SUS AMIGOS 
Hice mía esa canción que dice: Me has SEDUCIDO, SEÑOR con TU MIRADA, 
Me has hablado al corazón y me has querido. 
Es imposible conocerte y no amarte. 
Es imposible amarte y no seguirte...ME HAS SEDUCIDO SEÑOR

Este es el Junior que ustedes quieren disolver. Siempre es tiempo de reconocer errores y deshacer entuertos. Recuerden que en la misma ocasión que Jesús confió a Pedro sus mejores reconocimientos, le tuvo que llamar Satanás por querer torcer sus caminos. Y si algo no soporta Jesús es que le aparten a los niños y niñas que se le acercan.


Lo firmamos antiguos Niños del Junior, Educadores, Consiliarios, Amigos testigos de su acción, Padres y Madres que en 50 años del Junior por toda España sienten con desgarro la disolución del movimiento y piden su reconocimiento y restauración. Pensamos que no tienen Ustedes, señores Obispos españoles, mejor ocasión de apoyar esta expresión del dinamismo infantil en la Iglesia, que es el Junior con toda su originalidad, que la celebración de la Jornada Mundial de los Jóvenes de este año. Empecemos por apoyar a los más jóvenes de los jóvenes con todo su dinamismo y originalidad.

Marzo de 2011.

Sign The Petition

Sign with Facebook
OR

If you already have an account please sign in, otherwise register an account for free then sign the petition filling the fields below.
Email and the password will be your account data, you will be able to sign other petitions after logging in.

Privacy in the search engines? You can use a nickname:

Attention, the email address you supply must be valid in order to validate the signature, otherwise it will be deleted.

I confirm registration and I agree to Usage and Limitations of Services

I confirm that I have read the Privacy Policy

I agree to the Personal Data Processing

Shoutbox

Who signed this petition saw these petitions too:

Sign The Petition

Sign with Facebook
OR

If you already have an account please sign in

Comment

I confirm registration and I agree to Usage and Limitations of Services

I confirm that I have read the Privacy Policy

I agree to the Personal Data Processing

Goal
635 / 10000

Latest Signatures

browse all the signatures

Information

David Torrente LizanaBy:
Personas y organizacionesIn:
Petition target:
CONFERENCIA ESPISCOPAL

Tags

No tags

Share

Invite friends from your address book

Embed Codes

direct link

link for html

link for forum without title

link for forum with title

Widgets